Bullying

ACTIVA PSICOLOGOS ha querido iniciar esta etapa de colaboración con la comunidad Murialdina aportando información guía en un tema tan importante como lo es el Bullying, el cual debe ser manejado por especialistas como son los Psicólogos.

Definición

Hostigamiento o acoso escolar de maltrato físico, verbal o psicológico, entre escolares. Se produce de forma reiterada y a lo largo del tiempo. Se puede dar en la sala de clases o en el patio del colegio. Este tipo de violencia es observado más en el grupo etario de 11 a 15 años.

Bullying

Características para identificar una conducta bullying.

1.- Conductas de acoso que se producen repetidamente en el tiempo y siempre dirigidas a la misma persona.

2.- Las personas que ejercen esta violencia verbal y/o física lo hacen con la intención clara de molestar, humillar y generalmente sin que haya una provocación por parte de la víctima.

3.- Acostumbra a ser frecuente que las personas que hacen bullying se crean más fuertes, más listas o por lo menos mejores que las víctimas.

Bullies o Agresor

Lo que busca con esta agresión es el reconocimiento y la atención de sus pares.

Sienten la necesidad imperiosa de dominar y someter.

Este abuso le provoca una sensación de superioridad que le refuerza y lo alienta a repetir la conducta agresiva.

Busca como víctima a alguien más débil a nivel físico, intelectual y/o social.

Bullying

La víctima

Esta por lo general no cuenta de las agresiones recibidas por sentirse avergonzada y culpable. Se siente humillada, indefensa y aislada. No ven soluciones al contar a otros (ejem: padres) por lo que están pasando. Muchas veces han intentado buscar soluciones por el conducto regular escolar y no las han obtenido a cabalidad.

Las características físicas de las víctimas tienden a ser un factor para ser agredidos, como por ejemplo usar lentes ópticos, sobre peso, color de piel, etc. También puede ser por características intelectuales. Los más aplicados tienden a ser más molestados.

Algunos de los síntomas más observados en las víctimas producto de esta agresión son:

1.- Disminución en el rendimiento escolar, producto de la pérdida de la capacidad de concentración.

2.- Sentimiento de culpabilidad.

3.- Autoconcepto negativo. Baja autoestima.

4.- No desea asistir a clases. Podría inventar razones para no asistir o pide ser cambiado de colegio. A veces siente síntomas físicos por la ansiedad que le provoca pensar en ir al colegio.

5.- Socialmente se inhibe. Tiende a salir menos, a participar menos en actividades escolares o del hogar. Habla menos.

6.-Tiene una actitud de tristeza o depresiva. Cambios repentinos de humor.

4.- Deterioro en la presentación personal. Evidencias de golpes en el cuerpo.

5.- Cambios ilógicos en el recorrido hacia el Colegio. Rehuye.

6.- Ideación de suicidio.

Bullying

Como padres, nunca existe el deseo de que un hijo sea víctima o victimario de un fenómeno como éste. Ya que nadie nos enseña a enfrentar o resolver de manera efectiva una situación como esta, las primeras reacciones equivocadas que se toman son por ejemplo; amenazar a la salida del colegio al agresor, instigar a que la víctima se defienda brutalmente, sobreproteger a la víctima, hacer un escándalo en el colegio, entre otras. Acciones que, según han demostrado las investigaciones, más que arreglar la situación la empeora, en desmedro de la víctima.

Para evitar estas situaciones se deben elegir herramientas o estrategias que ayuden en la formación de los alumnos, como por ejemplo con planes de prevención que pueden ser desarrollados por el colegio, en conjunto con apoderados, pero siempre mediados por un experto en este tema, para orientar las acciones a seguir.

En el caso que el daño ya esté hecho, lo primero es el apoyo emocional de los padres (no confundir con sobre protección), conversar con el profesor y trabajar con él y con un Orientador o Psicólogo del colegio. Las acciones que continúen serán tomadas en acuerdos siempre con el objetivo del bien emocional y desarrollo de los estudiantes afectados.

Es importante señalar  que tanto la víctima como el victimario son niños que requieren apoyo.

Dada la experiencia de ACTIVA PSICOLOGOS, podemos señalar que actualmente los niños que vienen a nuestro mundo, presentan mayor sensibilidad al entorno y a los aprendizajes de amor, respeto, reconocimiento, tolerancia, igualdad, etc. De la misma forma, se observa que les resulta más incoherente reaccionar con agresividad, intolerancia y violencia, por lo que el resultado de acciones como el bullyng, pueden ser el origen de un desequilibrio psíquico y emocional muy serio para el niño. Es por esto que estas acciones deben ser consideradas de alto impacto, tanto para el sistema escolar como también para los padres. Ningún niño debe estar expuesto a vivir el descrédito, violencia y humillación…… así como tampoco los adultos debemos aceptarlo.